CUÁNDO CAMBIAR AL BEBÉ A SU HABITACIÓN

Sin duda una pregunta que muchos papás se hacen es: ¿Cuál es el mejor momento para que el bebé duerma ya en su habitación? Pero cada situación requiere de analizar diferentes factores y además será una decisión personal de los padres; la independencia del bebé es vital para su desarrollo, pero se hará de acuerdo a las necesidades de los padres y del bebé.

 Una de las situaciones que podemos revisar es si el bebé aún pide la toma de leche por las noches, pues involucraría que se trasladen para alimentarlo y esto definitivamente se facilita más cuando está en la misma habitación; muchas veces vivir en casa de los abuelos y disponer de una sola habitación, cambiaría todo y la independencia del bebé se haría manejando otros cambios en su rutina.

 Hay que tomar en cuenta también si el bebé ya tiene un hermano o hermana que van a compartir la habitación, para que su sueño no sea interrumpido cuando llore el bebé las primeras noches, entonces habría que esperar a que realmente el bebé duerma en forma continua sin despertarse hasta por la mañana.

 LLevar al bebé unos días antes de realizar el cambio a que conozca su habitación, pasar ahí momentos de juegos en su cuna, permitirá que se familiarice y que todos sus sentidos se acostumbren a ella. Otro elemento de gran ayuda sería colocar lamparitas nocturnas para mantener la habitación ligeramente iluminada.

 Cuando ya hay oportunidad de hacer la transición y ambos padres están de acuerdo, lo más recomendable sería iniciarla entre los 6 y 7 meses, la razón es que a esta edad aún no hay mucha consciencia del entorno y no sufrirán ansiedad por dejar de ver a sus papás, se adaptarán más fácilmente.

Un dispositivo para monitorear al bebé será de gran ayuda, tal vez las primeras veces el nerviosismo de si se despierta y no lo escuchan o el hecho de haber estado impuestos a solo voltear y verlo, les ocasionará algunos inconvenientes de sueño, pero pronto se acostumbrarán al igual que el bebé y habrán superado esta etapa.

Es importante no dar marcha atrás ya que, en ocasiones, si el bebé enferma, querrán vigilarlo de cerca todo el tiempo, pero es más recomendable tener un sofá cama, una cama o algún mueble cómodo en la habitación del bebé para quedarse con él mientras su salud mejora que volver al inicio y se olvide lo aprendido.

 Estar conscientes de que habrá algunos malestares y situaciones difíciles, tener la convicción de que es lo mejor para su bebé y estar dispuestos a pasar por cualquier inconveniente, será de gran importancia para que este traslado resulte a favor de todos.

 Los consejos y las recomendaciones siempre son válidas, pero ciertamente nadie como los papás para tomar decisiones sobre los hijos, pues los conocen mejor que nadie y siempre buscarán lo más óptimo para su bebé.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados