CADA ETAPA A SU PROPIO RITMO

Cada bebé tiene su propio desarrollo físico y mental, a veces nos gustaría ver al nuestro haciendo cosas que otros hacen, pero cada uno está dotado desde que llega a este mundo con habilidades y dones que van presentándose a su propio tiempo.

Los niños nacen con la necesidad y capacidad de adaptarse al medio, pero si por nuestra preocupación de ver que otros bebés van más adelantados les ofrecemos modelos y estímulos más avanzados, asimilarán estos modelos y se acomodarán a ellos saltándose etapas previas necesarias para el desarrollo de sus estructuras psicológicas, cognitivas y emocionales.

¿Nuestro bebé toma biberón y el de la amiga ya lo dejó? ¿Nuestro sobrino ya aplaude y nuestro bebé no es capaz de encontrarse aún sus manitas? ¿Nuestro bebé apenas si balbucea y el de la vecina ya dice más de dos palabras? ¿Nuestro bebé no gatea y el de la prima ya corre? Estas y un sinfín de situaciones más, son temas que pueden alterar a una mamá que busca siempre que su bebé tenga un óptimo desarrollo.

Sin embargo, hay signos que son notables cuando en verdad un bebé no está respondiendo a estímulos externos y éstos son fácilmente detectados con la ayuda del pediatra, pero fuera de eso, nuestro bebé necesita vivir según su propio ritmo y circunstancias cada etapa de su vida.

No lo apresuremos en su desarrollo, es mejor irlo descubriendo conforme crece, dejarnos sorprender con lo que nuestro bebé es, con lo que logra a su ritmo, con lo que le toca vivir en su momento, permitámosle ser diferente al bebé de la amiga, de la hermana, de la vecina, no hay que insistir en que aprenda más de lo que le corresponde.

Lo realmente importante, lo que lo hará crecer emocionalmente sano, serán nuestras atenciones, cariño, cuidados, el dejarlo sentirse libre para aprender a su tiempo, haberle permitido experimentar y descubrir el mundo a su manera, sin comparaciones, sin presiones, sin tener que demostrarle a los demás que vale por lo que hace o sabe, sino hacerle sentir que es único y especial solo por quien es.

Lo más seguro es que cuando llegue al jardín de niños ya habrá alcanzado un excelente desarrollo y aun así siempre habrá diferencias, porque el mundo es como un rompecabezas y cada uno somos una pieza diferente pero necesaria para hacer que todo funcione.

Disfrutemos de nuestro bebé y dejemos que vaya descubriendo, aprendiendo y logrando todo lo que se propone permitiendo siempre que lo haga a su ritmo.

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados