¿ ESTÁ MI BEBÉ SEGURO EN CASA?

Cuando hay pequeños en casa sabemos que hay un alto porcentaje de probabilidades de que se puedan presentar situaciones incontrolables como caídas, golpes u otros incidentes que, aun tomando las precauciones de seguridad necesarias, son inevitables.

Cada bebé llega al mundo dotado de una alta carga de curiosidad que lo convierte en un personaje intrépido e ingenioso, pero lo que más nos sorprende, es la velocidad con que realiza sus hazañas, porque queda completamente fuera de nuestra burbuja protectora maternal y cuando menos pensamos, ya hizo algo que lo puso en peligro de accidentarse.

Mamá precavida vale por dos, enfoquemos primero nuestra atención en estar preparadas para enfrentar esos primeros golpes o raspones teniendo un botiquín de primeros auxilios con pomadas, banditas y soluciones para desinfectar según el caso lo requiera y por supuesto siempre a la mano el contacto telefónico del pediatra.

Ahora revisemos los espacios, las zonas de peligro y adecuemos nuestro hogar a prueba de niños.

 ZONA 1, LA CUNA: Existen normas de seguridad en la fabricación de las cunas, revisemos que se cumplan las medidas de espacios entre los barrotes del barandal, la firmeza del colchón, los espacios entre el colchón y la cuna, las alturas para cuando vaya creciendo, materiales no tóxicos en la pintura y acabados. Un detalle importante es no dejar dentro ningún juguete durante la hora del sueño.

ZONA 2, HABITACIONES Y ÁREAS DE CONVIVENCIA: en su primera experiencia de gateo y después cuando empieza a caminar, debemos procurar que todos los muebles u objetos de decoración estén fijos y estables, evitar tener al alcance cualquier juguete con piezas pequeñas que puedan desprenderse fácilmente, mantener fuera del alcance objetos de vidrio o muy pequeños que puedan ser llevados a la boca, mantener un piso muy limpio y lo más libre posible de obstáculos.

ZONA 3, EL BAÑO: Hay que tener todos los artículos de tocador y medicamentos en estantes altos o guardados en contenedores difíciles de abrir, podemos adquirir un tapetito especial para el piso de la regadera y así evitar resbalones, mantener el jabón fuera de su alcance y tener una bañera adecuada a su edad.

ZONA 4, LA COCINA: A todos los bebés que empiezan a descubrir que pueden abrir y cerrar puertas, les gustan los estantes de la cocina, también intentan alcanzar los mangos de las ollas, sacar botellas de los gabinetes…hay que tomar las precauciones necesarias no dejando los mangos de los sartenes hacia afuera, teniendo bajo llave todos los productos de limpieza, manteniendo fuera de su alcance la cuchillería, sacacorchos, objetos punzocortantes o de vidrio.

Las escaleras representan otro de los peligros cuando gatean o caminan, ahí podemos utilizar puertas especiales que se fijan para evitar que el bebé tenga acceso a bajar o subirlas; también están los tomacorrientes que les atraen para meter sus pequeños dedos, para esos existen a la venta tapas especiales de plástico que cubren por completo los orificios, también podemos encontrar productos de seguridad para la tapa del inodoro y para las puertas, debemos cuidar que no haya cordones o cables sueltos. La plancha y la estufa caliente, requieren de cuidar que el pequeño no esté cerca.

Sin embargo, aunque logremos mantener libres de objetos peligrosos los exteriores e interiores, sigamos todas las normas y consejos de seguridad, a veces no podremos impedir que haya un raspón, un golpe, una cortadita, por lo cual no debemos nunca sentirnos culpables, los niños son torbellinos imparables; hagamos lo estrictamente necesario, estemos alerta siempre, busquemos actividades que los entretengan y sean seguras, pero sobretodo, vigilémoslos y si después de todo eso sucede un pequeño incidente en casa, “Sana sana colita de rana”.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados