LA PRIMERA ESTIMULACIÓN EMPIEZA EN CASA

¡Tu bebé es hermoso! Te tiene totalmente enamorada y a la vez un poco cansada, pero eso es lo natural y mientras le observas cómo va cambiando, se vuelve punto de interés su desarrollo físico y mental.

En estos primeros meses, tienes oportunidad de ayudarlo porque pasa más tiempo contigo y es entonces cuando jugar con él, además de estimular su desarrollo, se convierte en un momento de apego y vinculación emotiva.

En esta etapa no hay necesidad de sacarlo a algún lugar donde ofrezcan estimulación temprana, si quieres, es algo que podrías hacer más adelante, pero por el momento, lo ideal y más recomendable sería realízale juegos, ejercicios y masajes simples que lo vayan ayudando en su desarrollo, simplemente recostado en su cuna o en tu cama.

En sus primeras semanas, el bebé pasa su tiempo comiendo y durmiendo, lo que necesita es tranquilidad, pero puedes iniciar con canciones de arrullo mientras lo duermes o canciones alegres mientras lo bañas, inventa las letras incluyendo su nombre y las palabras papá y mamá o un te quiero, por ejemplo.

En los primeros meses también el sentido del tacto es el más desarrollado por eso las caricias, los masajes, colocarle sobre mamá o papá proporcionan un estado de relajación que ayuda a desarrollar la confianza, estimulando así su capacidad sensorial.

Cuando veas que tu bebé esté más alerta, intenta, mientras está en su cuna, sujetar frente a él pelotitas o pañuelos de colores brillantes, en especial el rojo para que vaya fijando su mirada y pueda seguir el movimiento, si es posible acompaña este juego con una canción cortita sobre el color o la figura, así los sentidos de la vista y el oído se fortalecen.

Baila y canta con tu bebé en brazos y si tu pareja te acompaña, ¡mejor!, procura que sea música o canciones hechas para su etapa pues generalmente tienen el tono, ritmo y melodía adecuados, de otra forma podrías ponerle inquieto, seguro le gustará la música que te agrada, pero puedes dejarla para cuando esté más grandecito.

Estimula piernas y manos con movimientos suaves como encoger y estirar las piernitas, abrir y cerrar brazos, levantarlos y bajarlos, gíralo despacio hacia un lado y hacia el otro, le ayudará a que luego pueda voltearse, colocarlo boca abajo con un juguete llamativo al frente también le reforzará para este movimiento; acompaña siempre estos ejercicios con música o canciones, háblale o cántale describiendo lo que haces, tendrás una comunicación bellísima con tu bebé.

También puedes ponerlo sobre su vientre en la cuna o en tu cama, dar masaje a su espalda, mover sus piernas; el instinto maternal te permitirá descubrir, crear, inventar, generar nuevas ideas para ayudarle, pero sobre todo abrázale, abrázale mucho y dile cuánto le amas, esa será la mejor estimulación que puedas ofrecerle.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados