EN QUÉ MOMENTO DESCANSAR CON BEBÉ EN CASA

¡Sí, llegó ese bodoquito adorado que tanto esperabas!, todo listo en casa, ropita, pañales, cuna, cambiador, biberones, chupones. frazaditas, accesorios, etc… sientes esa emoción que te inunda y la contagias a quienes te rodean.

Todo está muy bien, excepto que aún sabiendo que te ibas a desvelar, te das cuenta de que no estabas tan preparada como creías y esos primeros días, ese primer mes, el cansancio te agobia entre alimentar, cambiar pañales, bañar y dormir a tu bebé, una secuencia interminable. Y sí, así son los bebés, ocupan tu tiempo, necesitan de ti, se están acoplando a este mundo porque en tu vientre no les hacía falta nada.

Los bebés requieren de mucha atención y aunque ya hayas tenido hijos, cada uno es diferente, tiene su propia personalidad, por eso poco a poco se va formando un vínculo de comunicación, se van conociendo y tú vas aprendiendo lo que cada movimiento, cada llanto y cada sonrisa significan, eso te dará ventaja para saber cómo ayudarlo a que esté tranquilo.

Al principio la demanda de alimento es tan seguida que solo te queda aprovechar lo poco que duerme para relajarte, tal vez hay mucho que hacer en casa y no tengas ayuda, ¡La casa puede esperar!, necesitas colaboración de tu pareja en esta primera etapa, pero siempre aprovecha descansar cuando al fin has podido dormirlo en su cuna, no importa si son 5 minutos, créeme, te sirven.

Poco a poco será más fácil entretenerlo, acostúmbralo a estar por ratos en alguna manta de juegos para que vaya descubriendo colores y vaya ejercitando su cuerpo al tratar de alcanzarlos; siempre busca un lugar seguro para colocarlo donde puedas estar tranquila y relajarte, siéntate a su lado, levanta tus piernas, descansa mientras lo observas, te darás cuenta de que ese momento de independencia para él será de aprendizaje, y para ti de relax, ambos lo disfrutarán.

Háblale para que se sienta seguro ya sea que estés cerca o lejos y aunque cantes mal las rancheras, apréndete algunas canciones infantiles eso les gusta, los calma y puedes hacerlo con el bebé a tu lado sin tener que cargarlo todo el tiempo, pues los brazos fuertes también se cansan, es agotador por los desvelos traer todo el día al bebé en brazos, puedes aprovechar y estar acostada junto a él abrazándolo o simplemente que sienta tu calor, a lo mejor ¡Hasta se duermen los dos! No te pongas nerviosa porque solo le transmitirás tu preocupación, el bebé se inquietará más y tú descansarás menos.

Cuando los abuelos o tíos les visiten, aprovecha para que te ayuden un poco para cargarlo y entretenerlo, tu pareja puede apoyarte también y no te sientas mal porque necesites unos momentos de descanso, cualquier mamá podrá contarte que pasó por lo mismo. Al principio evita recibir grupos numerosos de personas en casa, pueden alterar el horario del bebé o alterarle a él en su entorno de paz y batallarás más para dormirle.

Y finalmente, los descansos podrán ser pocos, pero hay que encontrar el momento adecuado, es importante y sí que lo hay, solo mantente tranquila, piensa que esto pasará, pide apoyo a tu pareja o a alguien de tu familia de vez en cuando y poco a poco ya verás, tu bebé requerirá menos atención nocturna, dormirá en su cuna toda la noche y tu descansarás también. Y recuerda que habrá muchos más momentos agradables que borrarán toda fatiga: su sonrisa, sus primeros gorjeos, esa mirada que no se despega de ti, es tu bebé, te ama y estuvo 9 meses solo contigo, dale tiempo.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados